REDUCE TUS GASTOS DE PRODUCCION SIN JUGARTE LA COSECHA.

Si para una desembolso [X] en abonos, fitosanitarios, gasoil, mano de obra, necesitas un volumen [Y] de producción, y poder venderlo a un precio [Z].

[(Y x Z)/X] x 100 = % RENTABILIDAD

Pero como agricultor no controlas lo que te cobran por los insumos, o lo que te dan por lo que produces. Y con los métodos de cultivo convencionales a veces los números no te salen ni para atrás.

Lo que falla no es la calculadora,.....

Asegurarte de que tus ingresos sean mayores que tus pagos, empieza por introducir otra variable (E).

• Una que te ayudara a mantener tu volumen de producción, mientras reduces costes.

• Una que genera beneficios económicos desde la primera temporada, al tiempo que contribuye a la regeneración y enriquecimiento de los terrenos que cultivas.

• Una que te permitirá seguir utilizando el mismo tipo de insumos que hasta ahora has utilizado, ya que no hace distinciones entre la agricultura química o la orgánica.

Hablamos de sacarle partido a los ciclos naturales de nutrientes, procesos geobioquímicos, servicios ecosistémicos y otros recursos que tus tierras ya tienen.

[(Y x P)/(X-E)] x 100= MAYOR % RENTABILIDAD

DEJA DE TANTO PATEARTE LOS ALMACENES DE ABONO PIDIENDO PRECIO.

La inmensa mayoría de tierras de cultivo ya contienen todos los nutrientes minerales que tu cosecha necesita.Y encima de cada hectárea de terreno hay toneladas de nitrógeno carbono atmosférico. Lo que tus tierras han perdido son los mecanismos naturales que liberan, y aportan a las plantas esos nutrientes.

NO ESTÉS CADA DOS POR TRES ECHANDO MANO DE HERBICIDAS, PESTICIDAS .

En un sembrado en equilibrio, por cada insecto u organismo perjudicial, hay infinidad de depredadores o especies competidoras que actúan como contrapeso. Y todas las plantas, incluso las variedades cultivadas, tienen un sistema inmunológico que puede ser fortalecido con los micronutrientes adecuados.

REDUCE TU CONSUMO DE AGUA DE RIEGO Y APROVECHA AL MÁXIMO LA QUE CAE DEL CIELO.

La tierra no pierde su estructura por sí sola, sino como resultado de como la manejamos. Un suelo bajo condiciones naturales, puede infiltrar y retener 1 litro de agua en 9 segundos, y otro litro en los siguientes 12 segundos. Las tierras de cultivo convencionales apenas pueden con 1 litro en una hora.

PHOTOSINTESIS

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

FIJACION BIOLOGICA DE NUTRIENTES

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

AGGREGACION DE PARTICULAS

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

PLANTAS

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

MICROBIOMA

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

SUELO

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Los metodos de cultivo convencionales estan basados en la sustitución de los mecanismos naturales de fertilidad , por insumos externos (independientemente de que sean químicos o naturales).

Se nos anima a abusar de los atajos para aumentar la producción, como la aplicación excesiva de agroquímicos, labranza y riego desproporcionados, semillas modificadas, etc.

Se nos dice que para aumentar la producción hay que tomar atajos , como la aplicación excesiva de agroquímicos, labranza y riego desproporcionados, el uso de semillas modificadas, etc.

Y se nos ofrecen soluciones a corto plazo como pesticidas, herbicidas, fungicidas, que corrigen o alivian síntomas, en lugar de abordar las causas de plagas y enfermedades.

Mientras que se pasan por alto efectos secundarios como la escorrentía o volatilización de fertilizantes, la compactación y erosión del suelo, la acumulacion de residuos, cambios el pH, que estos insumos y prácticas provocan.

Estos daños colaterales, a su vez, suelen abordarse con más soluciones a corto plazo. Creando un círculo vicioso o espiral descendente de problemas añadidos.

El modelo agrícola convencional esta obsesionada con la lucha contra los procesos naturales y la conviccion de regularmente intervenir para mantener las condiciones que se nos ha dicho que son necesarias para la gestión de cultivos.

El suelo requiere mejoras mecánicas constantes, ya que tiende a compactarse, las malas hierbas deben erradicarse, etc.
Siempre hay que echarle algo porque los nutrientes se perderán y necesitarán ser reemplazados, el pH debe mantenerse a un cierto nivel, etc.
Mientras que mucho de lo que ya está en la tierra tiene que ser eliminado, los insectos están considerados como plagas, las bacterias como gérmenes, y los hongos como enfermedades.

La agricultura moderna aplica un enfoque industrial a la producción de alimentos, y a menudo el suelo es visto simplemente como un medio inerte, en el cual se vierten productos químicos y agua para cultivar plantas.
Y centra sus esfuerzos en los aspectos físicos y químicos, y prestando poca o ninguna atención al componente biológico de nuestros sistemas de producción, de hecho muchas prácticas agrícolas convencionales son perjudiciales o inhiben directamente procesos biologicos en el suelo.

En los ecosistemas naturales (de donde proceden todas la plantas que cultivamos), los procesos biológicos son los que en última instancia determinan la calidad del suelo, y modifican su estado físico y químico.

Si lo físico es la estructura del suelo, y su capacidad para infiltrar agua y aire, y proporcionar un medio o hábitat adecuado para las plantas; y lo químico es el pH, la capacidad de intercambio catiónico, el potencial redox (Eh), etc., y la efectividad del suelo para proporcionar nutrientes en una forma que las plantas pueden asimilar..... La biología es el elemento mediador.
Sin biología, la agricultura es como un taburete con dos patas.

A lo largo de las tres últimas décadas, investigaciones en campos científicos reconocidos como microbiología, bioquímica, botánica, ecología, se han trasladado al ámbito de la producción agrícola.

Permitiendo el auge de una disciplina que estudia la dinámica de los ecosistemas del suelo, y en particular las interacciones entre el suelo, las plantas y los microorganismos, y los papeles que estos desempeñan en los diferentes ciclos que rigen la fertilidad.

Y están demostrando con exito, como con la prácticas adecuadas, estos mecanismos naturales pueden trasladarse a nuestros entornos agrícolas y ser aprovechadas en la producción con fines comerciales.

Aquellos agricultores que han empezado a percibir sus campos de cultivo como ecosistemas, y a tratarlos como tales (en lugar de líneas de montaje), modificado sus prácticas para aprovechar los procesos naturales, en lugar de reemplazarlos.

Estan experimentado una clara disminución en costos y carga de trabajo, un alza en la productividad, en la calidad del producto, y de manera significativa en la fertilidad de las tierras que cultivan.

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Shopping Cart